16.5.11

Dio(s). A rainbow in the dark.


Sing me a song, you're a singer

Do me a wrong, you're a bringer of evil.

Estábamos en la segunda mitad del año 2000. Y sí, para todos los que habíamos nacido aún en los años 80s, decir esa frase tenía algo del encanto de la ciencia ficción. Aún nosotros, los teenage-angst-noventeros, teníamos cierto respeto por el nombre mismo "Año 2000". Los magufos agoreros del desastre habían pronosticado muchas falacias de las que -curiosamente- ya casi nadie se acuerda pero que mucha gente se tomaba muy en serio (¿cuántos de ustedes recuerdan el apocalipsis en forma de computadora llamado Y2K?)... justo como ocurre ahora con el 2012.

Mi hermano mayor, responsable en buena medida de mi afición a grupos de rock que estuvieron de moda cuando yo chapoteaba en el kinder, ya vivía en la "gran ciudad" (donde ambos nacimos, por otra parte) y yo todavía era un imberbe estudiante preparatoriano sin grandes preocupaciones. La etapa de mi adolescencia que pasé en los años de prepa fue la mejor, sin duda. Aficionado a tocar una guitarra eléctrica que fue regalo por graduarme bastante satisfactoriamente de la secundaria y descubriendo lo que podía entre muchos grupos de rock, con acceso bastante limitado en un pueblito, y con conexiones a internet que ahora nos cuesta trabajo imaginar (y que sospecho que, si lo intentáramos, moriríamos de una apoplejía).

Yo tenía muchísimo tiempo sin ir a un concierto. La distancia y los días de presentación eran el problema principal, aunque en ese tiempo tampoco me importaba demasiado. En cada viaje a la Ciudad de México (que eran bastante seguidos) procuraba atascarme de la mayor cantidad de discos posible, con las reducidas posiblidades económicas de un estudiante, en las tiendas de Mixup, que se me antojaban míticas. Quería comprar todo al momento de entrar a una (bueno... eso aún sucede).

En una visita a un tienda llamada "El Disco Recuerdo" que se encontraba en la horrorosísima ultramegakitsch "Plaza de las Estrellas" (nuestro paseo de la fama, como el de Hollywood, we) compré un disco llamado "Machine Head", de una banda de nombre Deep Purple. Al momento de probarlo, sonaba viejito, pero increíble. Identifiqué "Smoke on the water", pero ninguna otra canción me era muy familiar hasta el momento. Fue suficiente para hacerme fan.

Un día recibí llamada telefónica de mi hermano para informarme que Deep Purple venía a México. Bien. Que tocarían el legendario "Concerto For Group And Orchestra" con la Orquesta de las Américas. Excelente. Y que venían acompañados por Ronnie James Dio. ¿Quién?


El nombre me sonaba extrañamente familiar. Vi algunas de las revistas de rock que tenía por ahí y, efectivamente, ahí aparecía. Yo no recordaba nada suyo; en ese momento lo que más escuchaba era Metallica, Europe, Van Halen, Queen, Bon Jovi, Def Leppard, Aerosmith, Guns N' Roses, Skid Row... y no tenía mucho a la mano para salir de mi ignorancia. Esperaría al día del concierto; encargar un disco no estaba ni en mis posiblidades económicas en ese momento, ni en las de la tienda de discos de allá.

Llegó el día del concierto. Todo "padrísimo", excepto en las partes calmadas. Un grupo de simios amaestrados gritando "quereeeeemos rrrrrock" y silbando arruinó algunos momentos... hasta que apareció Dio. Desde el lugar donde me encontraba, y al observar el greñero que traía, mi primera reacción fue pensar "no mames, parece Chela Lora".

No me maten por la comparación. Yo no pedí nacer.

Y entonces comenzó a cantar. Y se aventó algunas propias. "The Last in the Line". Ah, ésa sí la reconocía. No sabía que fuera de él. Qué chingón. Cerraron con "Smoke on the Water", obviamente. Conciertazo. Y con ese comencé a ir a más, bastante más seguido.

Pero Dio fue quien me impactó más entre todos, y quien supo cómo domar a un público bastante estúpido. Aún más que ver a Deep Purple y los legendarios Jon Lord y Ian Gillian. Después me enteraría de la relación que tuvo con esa agrupación hace muchos años, cuando su grupo Elf fue telonero de los púrpuras en los setentaytantos. Y que a raíz de eso, Ritchie Blackmore decidió contratarlo para fundar Rainbow cuando abandonó Purple.

Siempre me impactó su voz. Perfecta para un cantante de metal. El tipo estaba muy chaparro (por algo su grupo se llamaba Elf) pero era un enano con presencia, un gigante en cuanto se subía al escenario. Feo como satanás. Pero sencillo como pocas veces se ve en la escenita del rock, entre tanta faramalla, excesos y demás porquerías. Siempre se me figuró un tipo bastante agradable; alguien con quien disfrutarías entrar en un bar, tomarte unas cervezas y hablar de cualquier tema con naturalidad, pero, sobre todo, de música y rock. ¿Quieren saber de qué hablo? Vean las entrevistas a Dio en "Metal: A Headbanger's Journey", el famoso documental de Sam Dunn.

Después llegó el momento de mudarse a la gran ciudad. El montón de nuevas experiencias y la música, sobre todo la música. Fue cuando pude entrarle más en serio al metal. Pero Dio siempre estuvo ahí. ¿Qué hacía cuando tenía ganas de escuchar metal, pero no sabía qué grupo? Dio. ¿Ganas de escuchar rock sin decidirme por nadie? Dio. Lo conocí en su etapa de Black Sabbath y de Rainbow. Y del famoso (con justa razón) Heaven And Hell, tomé una canción que me impactó como pocas: "Die Young".

"So, live for today. Tomorrow never comes. Die young."

¿Morir joven? Quizá. Te ahorras penurias. Como en Brave New World. Nos hace falta nuestro Soma, y no falta el malpensado que ahora le llama Prozac. Pero creo que no era el punto de la canción. Dio no era ningún suicida. La idea era que disfrutáramos cada momento de vida, como en nuestra juventud. Que nunca la olvidemos.

Los años siguieron pasando. En 2004 tuve la oportunidad de ver a Dio por fin como solista, con su banda. Fue el primer concierto en el que conocía absolutamente TODAS las canciones, sin excepción. Incluso las nuevas. Cierre apoteósico con "Neon Knights". Y la primera vez que escuché en vivo esa pieza maestra conocida como "Heaven And Hell". Alucinante. Una oportunidad más para ver a Dio en 2007, ahora con Black Sabbath, conocidos en esa gira simplemente como Heaven And Hell. Ahí pude escuchar en vivo otras favoritas, como "The Sign of the Southern Cross" o "Falling off the Edge of the World".


Ronnie James Dio y su música estuvieron en momentos difíciles para mí. Al igual que muchos otros músicos y bandas. ¿Cuál es la diferencia? Que Dio me ayudaba a levantarme, no a la autocompasión. Que si bien es necesaria un tiempo durante una crisis, en exceso puede terminar matándote.

I, I, I, I am standing alone, but I can shock you
I, I, I, on the edge of the blade, but no one makes the hero bleed.
I'll smash your face in, but with a smile
All together, you'll never be stronger than me

O qué tal "TV Crimes":

One night in the life of the lonely, there's a miracle in the screen
What did they see? Somebody to love
He guarantees you instant glory, get your money on the line
Gotta send me a plastic Jesus, there's a check in the mail today
That's what I need, somebody to love

En 2009 me enteré de su cáncer. Torcí la boca, pero pensé, "bah, es Dio. Va a salir de ésta. Si Eddie Van Halen pudo..." Cáncer de estómago. Not good. Aún así pensé que podría salir. En la última entrevista que vi le preguntaron cómo se sentía. Dijo que con mucho dolor, que le costaba trabajo comer, pero animado. Se le notaba.

"Today my heart is broken. Ronnie passed away at 7:45 am 16th May."

Con estas palabras comencé a leer el comunicado de Wendy Dio, su esposa, sobre la muerte de Dio. La primera reacción, natural, fue de incredulidad. Después no quise que me afectara ¡qué fanboy! Lamentarse por la muerte de un artista, pffff. Pero era más que eso. Hace tiempo que Ronnie James Dio había dejado de ser para mí un simple "ídolo juvenil" o algo así. Su música era importante en muchos aspectos. Me ayudó de muchas formas, cambió mi visión sobre otras. Y ahora se iba. ¿Y saben por qué a un año duele más su muerte? Porque ya casi no existen músicos que se diviertan como él lo hacía (hablo sobre todo de rock), ya fuera grabando un disco o sobre el escenario, y que además demostraran un profundo nivel de compromiso con su público y su música, más allá de las críticas baratas de una revista o el top list de Billboard. Siempre constante.

Podría haberles platicado sobre que su verdadero nombre era Ronald James Padavona, que era descendiente de italianos y que su abuela le enseñó el famoso "Malocchio", ahora conocido como los "devil horns" -la señal de identidad entre metaleros- para protegerse del "mal de ojo". Podría haber hecho una lista muy completa de sus colaboraciones, tributos a otros artistas, etc. Sobre su influencia en todo el metal. Pero para eso existe google y los internets.

En vez de eso, quise compartirles cómo influyó en un chico de 16 años y la importancia que sigue teniendo en él su música. Y seguirá teniéndola.


Long live rock and roll, Ronnie.

They say that life is a carousel, spinning fast, you've got to ride it well
The world is full of kings and queens, who blind your eyes and steal your dreams
It's heaven and hell!
And they'll tell you black is really white, the moon is just the sun at night;
and when you walk in golden halls you get to keep the gold that falls
It's heaven and hell!
Fool, fool! You've got to bleed for the dancer
Fool, fool! Look for the answer!





P.D. Se pasó el aniversario de este blog tan descuidado. Ya habrá explicación sobre su abandono dentro de una semana y ese post atrasado. Estén pendientes.

P.D.2 You've got some stairs to heaven, you may be right; I only know in my world, I hate the light... I speed at night!

25 comentarios:

Chavaluria dijo...

Se lo que es que uno de tus ídolos muera, por más que quieras que no te afecte, afecta si marcó tu vida de cierta forma... me pasó con Peter Steel, un mes antes en ese año.

Y que bueno que decidiste mejor hacerlo como experiencia personal y de como te marcó, la historia la sabemos, la escuchamos siempre, no nos aburre, pero esto, ESTO es mucho mejor que andar predicando aa cada rato hechos conocidos.

Va el RT, y que bueno que regresaste.

PS: Mi sandwich plz :3

Elchaqueta dijo...

Como esta todos tenemos historias que nos marcan y para mi el gran merito es compartirlo y hacer que uno lo sienta, a mi me paso con Def Leppard ( era fan de morro) que me abrieron el camino hacia lo que soy ahora. RT dado y yo te saludo \m/

Giovanni dijo...

"Looking inside of yourself, you might see someone you don't know"

El "Holy Diver" a mi gusto es uno de los discos más importantes de metal, desde la portada, las canciones y todo en general.

Me gustan más las historias sobre las bandas que nos gustan que una burda reseña hecha por un crítico "experto".

DIO siempre será referencia directa al Rock, sin él no habría muchas bandas y no sentiríamos esa sensación al escucharlo.

Acoatl dijo...

Sin el heavy metal no seria lo que soy ahora, es el "algo" que faltaba en mi vida , antes caminaba cabisbajo ante la vida sin encontrarle un sentido de pertenencia real, el heavy metal, em izo mas fuerte , me hizo saber que no estaba solo , invadio mi vacio espiritu con poder y pasion, el que haya muerto la persona que nos dio una marca, realmente me afecto, pero si algo sabemos de personas como Dio y del heavy metal es que solo hay que hecharle huevos y seguir adelante.



LARGA VIDA AL HEAVY METAL¡¡¡¡¡¡¡ \m/

Dio no ha muerto, su musica estara siempre en nuestros corazones.

Jedidude dijo...

Ronnie influyo de cierta manera en cada uno de nosotros, sus letras nos hacían sentir que no estábamos solos y esta chingon que hayas hablado hablado sobre lo que significó para ti, como dijo Geezer Butler cuando DIO se fue "si tengo una alma estoy seguro que Ronnie es parte de ella", todos nosotros sentimos lo mismo \m/. Gracias por el post

Anónimo dijo...

Qué bueno que esto comment lo tengo que escribir y no decírtelo, tengo un nudo en la garganta que no me dejaría. Gracias por el post :)

yez_marmotita dijo...

Se me estruja el corazón cuando nos platicas de lo que significó para ti Dio y su música, que te ayudaba a levantarte y no a la autocompasión, transmite tanta fuerza!!!! Fuerza para sobrellevar el dolor y la enfermedad, esa fuerza que se necesita para que uno siga cuando alguien cercano muere :'(

Está bien chingón tu post.

Héctor Vargas dijo...

\m/

N. dijo...

Sniff. Me sacaste lagrimas, Gray. <3 <3 <3

esebit dijo...

Curioso, pensé (basado en tu pasión por el metal) que eras mayor que yo. Bueno, eso no viene al caso ahora. La entrada es emotiva, tocas un profundo tema tan arraigado en la mayoría de los metaleros clásicos: Dio. Si bien, nunca he sido fan de músico alguno (o al menos he tratado de no convertirme en eso), entiendo perfectamente el afecto y la cercanía que tenías con Dio y su obra (ya sabes: la música, como ese gran almanaque histórico de nuestras vivencias personales). Diría que es lamentable, pero vaya, más lamentable hubiera sido que no tuvieras motivos para una entrada tan emotiva como esta.

Y si bien nunca he sido fan from hell del metal, reconozco en gran medida el aporte de Dio a la modernidad, ¡bendita modernidad!… tan lejos de Dio(s) y tan atascada de banales y frívolos clichés hipsters. ¡Gua-gua-gua-gua!

Bueno, ya, demasiado drama… ayer me chuté casi todo tu streaming videográfico acerca de Dio en la tuitah'. Debo decir que me impresionaron bastantes cosas de Rainbow, de los cuales, soy un neófito atrasado. Seguiré checando.

Saludos, y un abrazo.

Aniuxa dijo...

Yo creo que más que la muerte de los ídolos es que uno piensa que uno es cercano a ellos y cuando mueren se rompe ese lazo, sobre todo esperar que sigan siempre haciendo cosas para que uno lo disfrute. Uno quisiera que no se murieran nunca por eso. Porque uno los quiere de la manera más egoísta que hay.

Ya voy oyendo varias veces el video. Me gusta le gentecita moviendo la cabeza. Me vas a hacer metalera.

El Mai dijo...

Está emotivo el texto. Mucho. Y sí, a mí también me impactó hartísimo. Yo tuve chance de verlo 6 veces (3 como solista, una con Black Sabbath, otra con Heaven and Hell y como invitado de Deep Purple) y SIEMPRE partió madres. Poca madre de tu parte cmpararlo con la Lora, sniff. Si viviera, Dio te patearía en el culo descolorido.

Fred dijo...

Una vez me dijeron que no llorara por alguien que no es de mi familia, pero ¿qué pasa con aquellos que dejaron una marca muy importante y trascendieron en nuestra vida?
Ronnie James DIO nos dejó algo más allá de su música, es un legado que en la actualidad, pocos Maestros lo ostentan. Quizá haya muerto, pero aunque se escuche cursi (cosa que me importa un carajo), vivirá por siempre en nuestra alma.
Repito, excelente post; una visión más directa y sobre todo, más objetiva del Fan. Como dices, pudiste aventarte su biografía, pero decidiste platicar y describir a tu propio DIO. Felicidades, está muy bueno.

Artasanchez dijo...

El texto me motivó mucho a escuchar más de su música... creo que es el efecto que irremediablemente crea un relato en donde más que colaborar a la mitología de un ídolo o personaje histórico, se tiene una comprensión más cercana a la persona, y donde se exaltan valores como la sencillez, atributo que muchas veces va de la mano con la genialidad. Alguien que modifica tu manera de ser, que forja el producto de muchas introspecciones, finalmente es un "Padre" ontológico... de tantos que vamos juntando en la vida. Felicidades pro tu texto, y viva Dio, que a partir de hoy tendrá un seguidor más.

mlkvn dijo...

Te tengo una respuesta en el blog...

Fernando dijo...

Muy emotivo, la muerte de un idolo (aunque no lo hayas tratado como persona) si te pone a pensar un monton de chingaderas, a mi me remite al 2004 cuando estaba en la prepa y me enteré de la muerte de Darrell, por lo que me gusta Pantera y por como los conocí si fue impactante, el año pasando cuando me entere de la muerte de Dio, que lo respeto por lo que hizo y lo que fue (no soy fan from hell) si fue otro momento en que te pones a pensar un montón de chingaderas de la vida... de lagrimita, Sniff

hugo charles dijo...

La muerte de un ídolo pesa, se lo que se siente que alguien marque cosas tan importantes en tu vida y cuando te enteras de su muerte, de su partida, te quiebras pero claro siempre estará en nuestro corazón

marichuy dijo...

Y el duro Kyuuketsuki tiene su corazoncito. :P

Muy buen relato, Kyuutz. Como ya te dicen aquí, siempre duele que alguien a quien admiramos muera. Hasta el más duro se quiebra.

Saludos.

Abath Demonaz dijo...

Aplauso y ovación de pie, señor!! los rockeros-metaleros tambien tenemos hard feelings, y cuando se van grandes, no nos queda mas q reconocer q se vuelven leyendas, Yo lo saludo!

DESTROYER!!! dijo...

es que Dio, no mames!!!

A mi el año que me marcò fue 1997 con mis 14 pueriles añitos de existencia...

cámara!!!

Ernesto dijo...

¡Muy buen escrito!

Realmente supiste transmitir tus sentimientos.

Nunca fui tan fan de Dio, pero has logrado que me nazca una curiosidad bárbara.

Saludos.

MoKa Mola dijo...

Que viva para siempre Ronnie James DIo... La voz del Rock, el Dios del rock...

Saludos

Ms Dan Flowers dijo...

Has descrito mis frustraciones de no encontrar música buena en un pueblo con una sola tienda donde vendían a Thalia y La Sonora Santanera.

En fin, yo pienso que eres un nerd matadito y todo lo demás, por eso te regalaron esa guitarra y Dio bendiga a tu hermano por encaminarte hacía el metal.

Nunca he sido muy fan de Dio, pero mis respetos para el tipo y te envidio por estar en esos conciertos mientras yo repetía la prepa, digo... *sale corriendo*

mimismo dijo...

imperdibles documentales de sam dunn ambos metalhead's journey y global metal y magica vos de Dio... ya casi no hay cantantes como el ni personas tan carismaticas.... sobre todo cuando se trata de tirar mierda a gene simmons

Anónimo dijo...

me hizo llorar la forma en que describes el encuentro con un grande DIO